Logo Aevecar

EL ALZA DE LOS ALIMENTOS PONE EN PELIGRO LOS BIOCARBURANTES

El alza de los alimentos pone en peligro los biocarburantes

Los fabricantes de fuel limpio dicen que su consumo de materias primas es el 2% de la producción mundial

El hambre en el mundo y la deforestación ya existía antes de que surgieran los biocarburantes y seguirá existiendo si desaparecen´. Antonio Vallespir, director general de operaciones de Abengoa Bioenergía es así de tajante y como él, muchos agentes del sector de los biocombustibles. La producción de este tipo de combustibles a partir de materias primas alimenticias como los cereales o la soja ha llegado a ser calificada por la ONU de ´crimen contra la humanidad´, en vista de los problemas mundiales con los alimentos. Y es que el precio de los productos básicos se ha incrementado en un 83% en los últimos años, según datos del Banco Mundial.

Además, la UE promueve que el 10% del combustible consumido para 2020 provenga de estos carburantes, mientras que voces entre sus centros de estudios alertan de los costes económicos y medioambientales de su introducción. Frente a las cifras presentadas por el presidente de Biocombustibles de Unilever, Guenther Buck, en el encuentro BioFuel Summit celebrado la semana pasada en Madrid, que aseguró que ´si EE UU cumple sus objetivos de duplicar su producción, el 30% de la cosecha de maíz acabará en los coches´, los datos de la división de Biocarburantes de la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA) indican que ´la producción mundial de bioetanol sólo consumió en 2006 el 1,2% de la producción de trigo, cebada y maíz´. ´Menos del 2% de la producción europea de cereales se utilizó el año pasado en la producción de biocarburantes´, detalló Manuel Bustos, director de esta sección de APPA. ´Difícilmente, vamos a tener una grave responsabilidad en la tensión de los precios si nuestro consumo de materias primas es tan pequeño´, afirma Vallespir.

Roderic Miralles, presidente de APPA Biocarburantes, razona, por otro lado, que ´si nuestro sector pudiera presionar en los precios, sin duda lo haría a la baja porque a nuestra producción también le afecta el precio´.

El sector de los biocarburantes estima que las causas últimas del alza de los precios se encuentran en las malas cosechas obtenidas en los pasados dos años y en el incremento del consumo de alimentos en los países emergentes. A estos factores se suma que ´el aumento de la volatilidad en los mercados de materias primas ha atraído el capital riesgo como fondos refugio´, afirma el directivo de Abengoa.

Este razonamiento ha llegado incluso al Parlamento Europeo (PE). Los Eurodiputados denunciaron el pasado 22 de abril ´la especulación en los mercados mundiales´ como una de las causas culpables de la crisis alimentaria. El español Josep Borrell afirmó que ´se ha especulado con las viviendas y ahora ocurre los mismo con los alimentos´. En este sentido, Borrell añadió que ´no se debe atribuir el encarecimiento a los biocarburantes´ porque, si bien en EE UU han producido un recorte en la oferta de maíz, en el trigo apenas han supuesto ´un 1%´. ´No tiremos el bebé con el agua del baño´, declaró, ´es la única alternativa a los combustibles líquidos´.

Única alternativa

El único argumento en el que todos coinciden es en que ´los biocarburantes son la única alternativa viable al petróleo para lograr la independencia energética y la reducción de las emisiones de CO2´. Así lo estima también Álvaro Mazarrasa, director general de la Asociación de Operadores Petrolíferos (AOP). Su organización, lejos de oponerse de frente a los biocarburantes, aboga por una introducción ´prudente´. ´No es justificable que se obligue a introducir el mismo porcentaje de bioetanol que de biodiésel cuando somos excedentarios en gasolina´, afirma. El sector dice, contra este argumento, que ´no se quiere hacer mezcla directa de bioetanol en la gasolina, sino seguir mezclando con ETBE, como ahora, para no incrementar más del 1,4% de mezcla´.

La inversión española, en el aire

España se ha posicionado con fuerza en el sector de los biocarburantes pero las inversiones en las plantas de producción están hasta cierto punto amenazadas por la coyuntura mundial y la europea. Según BiodieselSpain, en España hay 23 plantas de producción de biodiésel, unas 26 fábricas en construcción y 24 instalaciones en proyecto. Pero la duda está en sí se llegarán a poner en marcha. Según los datos de APPA, durante el año pasado, las fábricas disponibles sólo produjeron el 20% de la capacidad instalada. Es decir, de las 800.000 toneladas de biodiésel que se hubieran podido producir, sólo se fabricaron 168.000 toneladas.

Las perspectivas para el año no son mejores. De los 1,3 millones de toneladas de biodiésel con que APPA estima que se cerrará la capacidad de 2008, sólo se producirán 100.000 toneladas.

El bioetanol no tiene mejor horizonte. El año pasado, la producción de este combustible ´bajó en España por primera vez en su historia´, afirma Manuel Bustos, de APPA Biocombustibles. Frente a las 450.000 toneladas instaladas, sólo se produjeron 285.000. La fábrica de Abengoa en Babilafuente (Salamanca) continua parada al no mejorar la coyuntura. De hecho, fuentes del sector señalan que, pese a que los proyectos en construcción se terminen, ´según se concluyen, se cierran porque la producción sólo provoca pérdidas´.

Esta incertidumbre deriva de la falta de aprobación de la obligación de mezcla de los biocarburantes y de la competencia de EE UU.

Emisiones. Más sostenibilidad

Los sectores que cuestionan la conveniencia de la introducción de los biocombustibles afirman que ´ni siquiera reducen realmente las emisiones de CO2´ razonando que las exportaciones de las materias primas penalizan la cuenta.

Miralles, de APPA Biocarburantes, valora que ´esta fuente no es neutra pero el balance final es mejor´. La captación del CO2 en las plantas reduce las emisiones ´hasta en un 80%´

La UE está preparando una directiva que obligue a los biocombustibles a reducir en un 35% las emisiones provocadas en su fabricación, además de certificar que en el proceso no se han deteriorado bosques.
Noticia publicada en Mundopetroleo.com