Logo Aevecar

EEUU NO DEJA DE CUESTIONAR EL PROYECTO PETROLERO DE REPSOL EN CUBA

A ochenta kilómetros de Florida, se insiste en las dificultades y complicaciones para combatir un desastre como el de BP en el Golfo de México

Los avanzados planes de la compañía española Repsol para buscar petróleo en las costas de Cuba están generando toda clase de críticas y reproches en Estados Unidos. Con un énfasis, como recogen hoy el «New York Times» y el «Miami Herald», en los graves riesgos que supondría para esa compartida zona marítima un desastre similar al de British Petroleum en el Golfo de México.

De acuerdo a estimaciones realizadas por científicos de Estados Unidos, un siniestro parecido al de la plataforma «Deepwater Horizon» contaminaría las turísticas playas de Cuba y de los cayos de la Florida en cuestión de tres días. Con peligro de que esa potencial marea negra sea impulsada por la corriente del Golfo y se expanda todavía rápidamente, llegando hasta Miami y más allá.

Estos riesgos en el estrecho de Florida serían especialmente significativos por la evidente falta de medios a disposición de Cuba para combatir un masivo vertido de crudo. Con el agravante de que la ayuda de empresas especializadas de Estados Unidos se vería complicada por el vigente embargo comercial contra el régimen castrista impuesto hace medio siglo.

De hecho, algunas compañías americanas habrían pedido permiso al gobierno de Estados Unidos para participar en la naciente industria petrolera cubana, argumentando la posibilidad de facilitar su despliegue en caso de un posible siniestro. Como ha indicado Lee Hunt, presidente de la Asociación Internacional de Contratistas de Perforación, «esto no es una cuestión de ideología, es una cuestión de vertidos de crudo y las actitudes políticas tienen que cambiar para proteger el golfo».

La Administración Obama parece ser consciente de estos riesgos. Justo después del siniestro de BP, la agencia oficial dentro del Departamento del Tesoro que controla la aplicación del embargo -Office of Foreign Assets Control- ha indicado su disposición a otorgar licencias especiales a empresas de Estados Unidos para poder suministrar a Cuba servicios y equipo para la contención de vertidos de crudo.

Repsol tiene previsto iniciar sus trabajos a principios del próximo año en las aguas soberanas de Cuba, a una profundidad todavía mayor del siniestrado pozo de British Petroleum. Del lado de Estados Unidos, ese tipo de operaciones que perforaciones se encuentran sometidas a una moratoria por parte de la Administración Obama. Además de la legislación federal que prohíbe de forma terminante explotaciones petrolíferas en las costas de Florida.

Cuba, gran fuente de crudo

Para Cuba, este proyecto presenta un enorme valor estratégico para satisfacer sus necesidades de energía. En la actualidad, la república caribeña produce una limitada cantidad de crudo y depende las importaciones facilitadas por Venezuela. Pero especialistas de la industria petrolera creen que existen abundantes depósitos en la costa norte cubana, comparables a los de Ecuador y Colombia.

Con estimaciones de un potencial de hasta 20.000 millones de barriles en la parte cubana del Golfo de México.
Junto a España, la búsqueda de petróleo en aguas de Cuba ha interesado a empresas de Noruega, India, Malasia, Venezuela, Vietnam y Brasil. Líderes del exilio cubano insisten en que todos esos proyectos para facilitar al producción de hidrocarburos son una herramienta de complicidad internacional para perpetuar la dictadura cubana.

En el caso de Repsol, que ya realizó un pozo exploratorio en el 2004, la empresa española ha contratado a una unidad de la petrolera italiana Eni SpA para construir una plataforma en China, que lleva el nombre de Scarabeo 9. Con intención de empezar a realizar múltiples perforaciones a grandes profundidades en el 2011.

FUENTE ABC