Logo Aevecar

EL GOBIERNO OBLIGO A CEPSA A CAMBIAR SUS TUBERIAS TRAS UN VERTIDO

El Gobierno obligó a la petrolera a cambiar sus tuberías tras un vertido

El accidente de ayer no es el único incidente en el que se ha visto envuelta la refinería que tiene Cepsa en Palos. Hace aproximadamente un año se produjo un vertido de petróleo que llegó a afectar a las playas del espacio natural de Doñana. El incidente se registró en el mar, cuando un buque estaba descargando crudo a través de una monoboya. El escape se registró en la tubería -de 10 kilómetros de longitud- que conduce el hidrocarburo hasta la refinería.

Las galletas de fuel llegaron hasta el parque, aunque la flora y fauna de este espacio protegido no se vieron especialmente afectadas, según la investigación realizada por los miembros de la Estación Biológica de Doñana (CSIC). Pero la Subdelegación del Gobierno en Huelva decidió abrir un expediente a la petrolera. Como consecuencia de las investigaciones se ha obligado a Cepsa a cambiar todo el sistema de tuberías que llevan el petróleo hasta la planta de Huelva. El coste de la operación será de 42 millones de euros, según la Subdelegación.

Respecto a las causas de este siniestro registrado a finales de julio de 2009, la empresa culpó a un "agente externo". Cepsa dijo entonces que el escape se desencadenó por el "posible impacto de un agente externo a la actividad de descarga" contra la canalización. Poco tiempo después, en concreto sólo un mes y medio, se informó de otro vertido desde el sistema de tuberías. La cantidad de crudo fue considerablemente menor, pero la Subdelegación del Gobierno anunció la apertura de un "expediente complementario" al que ya tenía incoado Cepsa. Estos expedientes han desembocado finalmente en la obligación que ahora tiene la empresa de modificar su sistema de conducciones bajo el mar.

Esta refinería y el Polo Químico llevan años en el punto de mira de los grupos conservacionistas, que alertan de los riesgos potenciales de las empresas instaladas en la zona. Tras el accidente registrado ayer, Ecologistas en Acción exigió que se abra una investigación para esclarecer los hechos y que "se pidan responsabilidades". Juan Romero, miembro de la asociación, sostuvo que "la refinería debería invertir más en seguridad y menos en publicidad y corregir estos episodios que tanto daño hacen a Huelva, a sus ciudadanos y a la imagen de la provincia".

Romero recordó además la "inexistencia de un plan de emergencias y de personal especializado" para afrontar catástrofes en el espacio natural de Doñana, petición que hizo la asociación a la Administración tras la llegada de crudo a las costas del parque el verano pasado. Por último, Ecologistas en Acción reclamó que no permitan la construcción del oleoducto que planea la refinería Balboa.
FUENTE: EL PAIS