Logo Aevecar

El biocarburante se juega su futuro

Los productores de estas energías verdes dejan atrás los obstáculos sufridos ante las denuncias por su supuesta influencia en la crisis alimentaria y preparan nuevas estrategias para impulsar la rentabilidad del negocio.


El sector español de los biocarburantes va a afrontar en los próximos ejercicios un periodo crucial para su desarrollo, después de que en los últimos doce meses haya atravesado uno de los momentos más difíciles de su corta historia.

La crisis alimentaria de finales de 2007 "provocada por la subida de las materias primas" transformó en críticas las alabanzas que los ecologistas y las instituciones multilaterales le dedicaron a las empresas especializadas en este tipo de energías verdes. De hecho, algunos gobiernos como el británico se replantearon su apoyo al biofuel.

Paralelamente, el sector ha denunciado repetidamente que vive en una clara situación de bloqueo, tanto por la desidia de las petroleras para mezclar sus gasolinas, como por la competencia de las importaciones subvencionadas desde Estados Unidos y la ausencia de un desarrollo regulatorio claro. A estos escollos se le suma, en los últimos meses, la bajada del precio del petróleo, que hace menos atractivas esta fuente de energía alternativa. Por ello, los retos que encaran los productores españoles en los años venideros son de gran envergadura.

Frente a estas dificultades, el futuro se dibuja con perfiles más amables. En 2009 habrá una nueva circunstancia que permitirá a la industria nacional moverse en un escenario de mayor competitividad y diseñar nuevas estrategias, ya que entrará en vigor la legislación del sector de hidrocarburos que establece "por primera vez en España" unos objetivos obligatorios de consumo de biocarburantes, algo que ya existe en países como Francia o Reino Unido.

Acontecimiento esperanzador
El porcentaje de biocarburante exigido será del 3,4% en 2009 y del 5,83% en 2010 sobre todo el contenido energético en el conjunto de gasolinas y gasóleos comercializados para el transporte. La cuota de mercado actual no llega al 1,5%.

Un acontecimiento, por lo tanto, muy esperanzador y que puede paliar algunos de los problemas actuales que aquejan a las compañías de este ámbito. Appa Biocarburantes "la patronal del sector" asegura que la actividad está sufriendo numerosas vicisitudes, que son especialmente graves en lo que se refiere al desequilibrio entre la capacidad de producción de las plantas españolas frente a su volumen de real de trabajo.

En el caso del biodiésel "que se obtiene de aceites vegetales o grasas animales", a finales de 2007 había en España una capacidad instalada de 815.190 toneladas al año distribuidas en veinticuatro plantas. A su vez, este ejercicio han entrado en funcionamiento otras veinte y algunas de las fábricas preexistentes han mejorado sus infraestructuras, lo cual ha elevado por encima de los tres millones de toneladas anuales las posibilidades de generación total de combustible.

Sin embargo, el consumo nacional fue en 2007 de 292.646 toneladas, de las que el 51% tenía como origen Estados Unidos; y en el primer semestre de 2008 la utilización de la capacidad instalada apenas llegó al 16%.

Por su parte, la producción de bioetanol "que procede de la fermentación de azúcares de determinados cultivos" retrocedió un 11,5% en 2007 respecto al año anterior, y se situó en 321.000 toneladas, una cantidad que representa el 62,3% de la capacidad instalada. En España hay cuatro grandes factorías "tres de Abengoa y una de Acciona".

De enero a junio del presente ejercicio, la generación de este combustible verde se mantuvo aún por debajo de su capacidad "108.225 toneladas" debido a que ha estado totalmente paralizada la planta de Salamanca, la de mayor capacidad existente en la Península y propiedad de Abengoa y Ebro Puleva. Estas instalaciones podrán ser rentables si se cumple la legislación del sector de los hidrocarburos.

A pesar de todas las dificultades, los beneficios futuros que puede tener este negocio han seducido en los últimos años a grandes compañías. Abengoa, SOS Cuétara, Repsol YPF o Ebro Puleva han sido algunos de los primero grupos que han buscado un hueco en este segmento.

Dosbio "filial de Ebro", por ejemplo, realiza una inversión de 100 millones en dos plantas de bioetanol en Miranda de Ebro (Burgos) y en Jándula (Cádiz).

Pero al mismo tiempo, ha habido numerosas empresas medianas en España que han visto en este tipo de energías alternativas un buen camino para diversificar su actividad. Un caso paradigmático es el de Acesur "la firma aceitera propietaria de La Española y Coosur" que ha inaugurado este año una planta de biodiésel en Tarancón (Cuenca) y abrirá una segunda en Sevilla.

Pero por encima de todos, el gran referente es Abengoa Bioenergía "primer productor europeo de etanol y quinto de Estados Unidos" que, frente a las dificultades que ha vivido el sector en el año 2008, ha capitaneado una aguerrida campaña internacional para poner de relieve la viabilidad de estos combustibles.

De hecho, el hólding sevillano lanzó todo un órdago a las grandes petroleras cuando anunció que vendería biocombustible a los clientes finales a través de una red propia de gasolineras, si la situación "de indefinición" se mantiene en España y no se traspone la Directiva europea que fija para 2010 el consumo del 5,75%.

La multinacional pone como ejemplo a Estados Unidos, donde la industria ha crecido y hoy, en el pool de gasolinas, los biocarburantes tienen una cuota del 8%; y a Brasil, donde se consume más etanol que gasolina. Dos referentes de éxito que los productores nacionales sueñan con emular.

Años críticos · Algunos sectores de la opinión pública culpabilizaron a los biocarburantes de la crisis alimentaria.

· Las importaciones subvencionadas desde Estados Unidos han perjudicado a los productores españoles.

· No hay un marco regulatorio claro para este tipo de energías verdes.

Nueva tendencia• La legislación del sector de hidrocarburos establece por primera vez en España objetivos obligatorios de consumo.

· El porcentaje será del 3,4% en 2009 y del 5,8% en 2010 sobre todos los combustibles para transporte.

· La cuota de mercado actual _de biodiésel y bioetanol no llega al 1,5%.

Grandes inversores
· Abengoa es el primer productor europeo de etanol y ha liderado una campaña mundial a favor de este combustible.

· Grandes compañías como SOS Cuétara, Ebro Puleva o Repsol han entrado en este negocio en los últimos años.

· Numerosas empresas medianas han diversificado su actividad invirtiendo en este sector.
Noticia publicada en expansion.com