Despedida de Carlos Yrazusta Claret

Despedida de Carlos Yrazusta Claret

Tras 41 años de trabajo al frente de un negocio familiar que iniciaron sus padres Emilio Yrazusta y Montserrat Claret en los inicios de 1960, Carlos Yrazusta Claret se jubila.  

Una vida entregada a una empresa que vivió tiempos mejores cuando llegaron a emplear hasta 13 trabajadores en la campaña de verano entre la década de los 70 a los 80, y es que los tiempos han cambiado mucho recuerda “ahora los coches consumen menos. Me viene a la cabeza aquellos Seat 124.  1800, el coche de los pijos, que consumían hasta 19 litros en ciudad a los 100”. 

Pero a pesar de la nostalgia de cualquier tiempo pasado fue mejor, la Estación de Servicio Yrazusta en Villafría seguirá ofreciendo sus servicios con los dos empleados que le han acompañado en estos últimos años. Confía en el futuro de las Estaciones de Servicio Atendidas, porque el servicio y la confianza que te ofrece un profesional no lo dispensa una gasolinera desatendida. En Burgos, su clientela ha sido fiel a este empresario que ha sabido transmitir como nadie que todo no se resume al precio: “El combustible es un producto peligroso que se debe manipular por profesionales” además, lo barato sale caro como nos recuerda: “cuando el consumidor apuesta por marcas sabe que el producto con el que repuesta su vehículo es de calidad y alargará la vida de su motor”. 

Son muchas las anécdotas vividas en estos cuarenta años de trabajo, el desarrollo del Polo Industrial en los años 60 con cortes de luz que les obligaban a repostar manualmente, la construcción de las circunvalaciones que desvió el tráfico a otras zonas de la ciudad, los robos, … pero también se lleva el cariño de los clientes que pronto se convirtieron en amigos.

Carlos se despide de la Asociación de Empresarios de Estaciones de Servicio de Burgos ADESBUR y de la Agrupación de Vendedores al por menor de carburantes y combustibles de Castilla y León AVECAL no sin antes agradecer a estas organizaciones su labor en defensa de los intereses del sector y a todos los compañeros de la Asociación con los que ha compartido muy buenos momentos. En concreto, quiere trasladar unas palabras de cariño y afecto a Rafael Pizarro que durante años fue presidente de ADESBUR y que defendió, dejando muchos pelos en la gatera como se dice coloquialmente, un problema empresarial que afectó a su EESS derivado de la competencia desleal que arrastró durante años y que finalmente, tras una lucha y tenacidad implacable, los juzgados le dieron la razón.  

Disfruta amigo Carlos de tu familia y seres queridos. Esta siempre será tu casa.