Ricardo Alonso critica la demonización del diesel.

Ricardo Alonso critica la demonización del diesel.

Debido al temor infundido en la sociedad sobre lo contaminante que es el diesel muchos conductores se han cambiado a la gasolina y el resultado ha sido un aumento de las emisiones cuando el dato es claro y habla de la emisión de un 20% menos en los motores diesel de última generación frente a sus equivalentes en gasolina.

Sin embargo los vehículos de gasóleo han sufrido una severa depreciación gracias a por ejemplo la condena a desaparecer en 2040 por parte del gobierno. Para colmo, las grandes ciudades europeas han restringido su circulación.

Los conductores de diésel nos vemos con nuestros derechos de circulación restringidos pese a pagar todos los impuestos pertinentes.

Por otro lado, la alternativa de coches eléctricos e híbridos están al alcance de muy pocos debido a sus precios. Las cifras de ventas en 2018 han sido ínfimas.

Como dato final, el 40% de las emisiones de CO2 son producidas por cerca de un millar de empresas de los sectores eléctrico e industrial. Compañías sujetas al sistema europeo de comercio de derechos de CO2 donde se comercia con estos derechos a precios de 13 o 14 €/tonelada.