Logo Aevecar

La venta de carburante encadena 13 meses de subidas en Castilla y León

Una tendencia que, apoyada en diversos factores económicos y la eliminación total del céntimo sanitario desde el 1 de enero de 2016, tiene visos de continuar con su marcha triunfal durante este año. En concreto, desde diciembre de 2014 al mismo mes de 2015, los surtidores de la Comunidad no han dejado de anotar cifras en verde en lo que a suministro de carburantes se refiere en comparación con el mismo mes del año anterior. Equiparando los meses de diciembre de los dos últimos ejercicios, el repunte se dispara hasta el 13 por ciento, con una diferencia cercana a las 20.000 toneladas de combustible, según los datos de consumo que facilita la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores), relativas al pasado año. Así, durante 2015, el mes de agosto marcó el pico más alto de año, con el suministro de 183.007 toneladas de carburante, anotando un cifra inédita en la Comunidad desde 2012.

Una tendencia positiva con más de un año de recorrido que se ha sustentado en tres pilares fundamentales: la recuperación económica, la fuerte contracción del precio del petróleo, y la reducción durante 2015 de dos terceras partes del Impuesto sobre las Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos, más conocido como ‘céntimo sanitario’, que en la región pasó de 5,8 céntimos a 1,9 céntimos por litro (IVAincluido). Una máxima que confirma el presidente de la Agrupación de Vendedores de Carburantes de Castilla y León(Avecal), RafaelPizarro. «La recuperación se va notando, la bajada del petróleo está incrementando el consumo de la familias, y la rebaja del céntimo sanitario ha sido muy importante», sostiene Pizarro, que recuerda que, mientras las dos primeras variables -economía y petróleo- son comunes a toda España, el gravamen sobre los hidrocarburos no. Algo que se plasma en las cifras que muestran como, mientras en España durante 2015 el consumo de los combustibles de automoción más usados como el gasóleo A y la gasolina 95 vieron incrementadas sus ventas un 4%, enCastilla y León el repunte alcanzó el 10%, pasando de 1.705.499 toneladas a las 1.876.456 con las que se cerró el pasado ejercicio según los datos de la Cores.

Unos números que llevan a la Comunidad a salir del atolladero en el que había caído con el céntimo sanitario y retomar un volumen de ventas cercano al que tenía la región antes de la entrada en vigor en marzo de 2012 del impuesto. Sin embargo, aunque Castilla y León todavía ve lejanos los más de 2,2 millones de toneladas de hidrocarburos despachados en 2011, la tendencia marcada invita al optimismo, tal y como asegura Pizarro, que reconoce estar «esperanzado» con el marchamo que lleva el sector. «A medio y largo plazo esperamos que Castilla y León pueda llegar a recuperar los litros perdidos, aunque creemos que muchos de ellos ya no van a volver», sostiene.

Con el nuevo año y la entrada en vigor de la Ley de Medidas Tributarias para 2016, enCastilla y León se suprimió el tramo autonómico del impuesto especial de hidrocarburos, cuya finalidad original fue financiar los servicios públicos en un momento de estrecheces económicas. De esta manera, la región se sumó a las comunidades que no aplican el ‘céntimo sanitario’ como Canarias, Cantabria, La Rioja y País Vasco. «Es fundamental haber eliminado la totalidad del céntimo sanitario, es bueno para la economía de Castilla y León, es bueno para el ahorro de los ciudadanos, y nos hace más competitivos», destaca el presidente de Avecal, que asegura que «no hace falta subir los impuestos» para «recaudar más». 

Un repunte en el consumo mes a mes que se está viendo fortalecido por un barril de Brent barato -el viernes se cotizaba a 33,06 dolares-, y unos luminosos en las estaciones de servicio que, en el caso del gasóleo A, este carburante representa el 86 por ciento de las ventas, llevan semanas por debajo del euro por litro. A nivel nacional, el suministro de hidrocarburos no ha sufrido el desgaste regional y, por ejemplo, la merma entre 2011 y 2015 se reduce al 4,5 por ciento. Un porcentaje que en Castilla y León multiplica por cuatro el valor estatal, con un descenso en las ventas cercano al 18%.