Logo Aevecar

Las gasolineras de Castilla y León comienzan a recuperar parte de las ventas que perdieron desde la implantación del céntimo sanitario.

Las gasolineras de Castilla y León comienzan a recuperar parte de las ventas que perdieron desde la implantación del céntimo sanitario.

La rebaja, que entró en vigor el 1 de enero, ha llegado acompañada de un incremento del consumo en la comunidad. En el caso del gasóelo, el carburante más afectado en su momento con la puesta en marcha del gravamen, el incremento del primer trimestre ha alcanzado el nueve por ciento, frente al cuatro por ciento de aumento de la media nacional.

Los datos publicados por la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores), constatan la recuperación en este primer trimestre. De hecho, en marzo se vendieron más litros de gasóleo en Castilla y León que en el mismo mes de 2012, fecha a partir de la cual comenzó a aplicarse el céntimo sanitario. Concretamente 129.403 toneladas  este año frente a las 126.324 de hace tres ejercicios.

El tributo, imponía 4,8 céntimos de euros por cada litro de carburante repostado en la Comunidad que iban a las arcas autonómicas pero desde el pasado 1 de enero, se redujo a 1,6 céntimos de euros.

Esa ligera mejoría de las ventas en el arranque de 2015, no obstante, sólo palian mínimamente la fuerte caída que arrastra de estos tres años de céntimo sanitario, que acumula un descenso del 22 por ciento respecto a los datos de marzo de 2011; lo que suponen ya 2.056 millones de litros dejados de vender en la Comunidad, tal y como constata la Agrupación de Vendedores al por menor de Carburantes y Combustibles de Castilla y León (Avecal).