Logo Aevecar

El impuesto de hidrocarburos frena el repunte de la venta de gasolinas

Los colectivos que agrupan las estaciones de servicio de la Comunidad demandan a la Junta la supresión del impuesto porque a su juicio sólo ha supuesto problemas, con caídas de ventas, que ahora se han traducido en pérdidas de ingresos para la comunidad y la obligación de devolver la parte ingresada en 2012 tras una sentencia europea. 
 
«Ojalá los sueldos de nuestros políticos estuvieran supeditados a los resultados de este impuesto en Castilla y León», lamenta el vicepresidente y portavoz de la Agrupación de Vendedores al por menor de Carburantes y Combustibles de Castilla y León (Avecal), Rafael Pizarro. Esta organización, remite todos los meses un informe con los datos oficiales de consumos tanto al presidente de la Junta como a la Consejería de Hacienda en la que reflejan el impacto del ‘centimazo’ en el sector. 
 
La Junta de Castilla y León ha defendido la vigencia del tramo autonómico del impuesto de hidrocarburos como vía para evitar más recortes en servicios básicos. En sus últimas intervenciones, la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, ha trasladado que la decisión de continuar o no con el gravamen a las gasolinas el próximo año se tomará en función de la recaudación y lo decidirá el presidente Juan Vicente Herrera.